La impresión 3D se adhiere a las zapatillas de deporte

Zapatilla impresa

Como ya hemos comentado en entradas anteriores, la impresión en tres dimensiones está cada vez más presente en los ámbitos de la vida diaria. Ha llegado a multitud de sectores, y entre ellos, al comercio de venta deportivo, diseñando zapatillas de deporte basadas en esta tecnología. En 2014, este modo de impresión llegó en primera instancia al evento deportivo más importante y espectacular a nivel mundial, la Superbowl. Este acontecimiento es, según la prensa y los medios de comunicación, la final del campeonato de la NFL (National Football League), en español, la Final de Fútbol Americano, con mayor retransmisión mediática y seguimiento de la población estadounidense, -aunque en el resto de continentes su popularización también se ha extendido-. Este evento decide a su campeón en un partido único, “disputado a vida o muerte” entre los dos campeones de sus conferencias (nacional y americana). Pero centrémonos en el tema que nos interesa. En 2014, algunos  jugadores de este partido pudieron disfrutar de la tecnología 3D en sus zapatillas. Estaban equipados por uno de los mayores avances tecnológicos punteros del momento. La impresión en 3D impregnada en este modelo residiría en la suela, concretamente en los tacos de nailon, que mejorarían la tracción de los jugadores en el momento de iniciar la carrera. Esto hizo que los futbolistas evitaran más resbalones y se mantuvieran en pie con más facilidad tras el fuerte impacto con sus rivales. Además, con esta revolución tecnológica, las botas tenían menos peso y los tacos se podían ajustar en cuestión de pocas horas. La firma estadounidense Nike, una de las multinacionales deportivas más importantes del mundo, fue la encargada de implantar este modelo en la Superbowl; aunque no sería la única. Otras empresas relacionadas con el deporte, como Adidas y Reebok, utilizarían igualmente esta forma de impresión para acelerar el proceso de fabricación de sus calzados.

Según cuentan los directivos de comunicación y marketing de Nike, la impresión 3D cambió el ritmo y las pautas de trabajo sobre los diseños que fabricaban anteriormente. Con la impresión en 3D, las industrias asiáticas con las que operaban empezaron a transformar sus hábitos de manufacturación y acotaron los períodos de tiempo en el mercado.

 

¿Cuándo surgió la idea?

Esta cuestión en el calzado empezó cuando el ex velocista olímpico, Michael Johnson, sugirió a las marcas deportivas la posibilidad de crear e implantar un nuevo sistema de fijación en las zapatillas de deporte, ya que muchas veces no tenían buena tracción y eso facilitaba las caídas y podían provocarse lesiones. El atleta fue un gran especialista en las pruebas de 200 y 400 metros y ganó hasta cuatro medallas de oro olímpicas. Ya retirado, el estadounidense se dedica a entrenar a jugadores y velocistas en competiciones inferiores, pero gracias a él, los nuevos deportistas han podido disfrutar de estos avances tecnológicos en sus indumentarias y calzados.

 

Zapatilla deporte

Botas de fútbol

Asimismo, respecto a la creación de las suelas en 3D, la empresa Nike comenzó su andadura utilizando, en primera instancia, la tecnología de vídeo de captura de movimiento. La idea era estudiar y optimizar lo que se conoce como el paso cero, el primer momento de aceleración del jugador. Posteriormente utilizaría impresoras tridimensionales con tecnología sinterizada selectiva por láser (SLS), una técnica de prototipos rápidos que confecciona las piezas por capas. A través de este método, se pudieron crear cientos de tacos y prototipos con varias formas de pico.

Por ello, tras la información recogida en este post, podemos observar y entender que con las impresoras 3D los ajustes en un diseño son más rápidos que los métodos convencionales. Gracias al estudio previo en las zapatillas de deporte de los atletas, servirían de referente para las botas de los jugadores de fútbol americano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *